verbena hibrida

Características de la verbena hibrida

La verbena hibrida tiene las hojas pequeñas y lanceadas, de color verde y puntiagudas, tienen los bordes profundamente dentados, y nerviaciones hendidas pronunciadas, que dan a las hojas un aspecto rugoso.

Florece de finales de primavera a finales de verano, las flores suelen ser de color rojo, azul, rosa, púrpura, etc. Son muy pequeñas y crecen reunidas en inflorescencias redondeadas, tienen minúsculos pétalos ovalados o acorazonados, con centros blancos u oscuros, dependiendo de la variedad.

Podemos cultivar las plantas en macetas, jardineras o macetas colgantes, en solitario o formando composiciones, junto a otras plantas de floración estival.

Ubicación de la verbena hibrida

Aunque se puede ubicar en semi-sombra, lo mejor es que esté a pleno sol incluso en verano. Es una planta para zonas muy soleadas, en estas situaciones florecerá con gran abundancia.

Riego

Los riegos de la verbena hibrida deben ser regulares y moderados, en primavera y especialmente en verano con temperaturas altas. Mantener el sustrato ligeramente húmedo, evitando encharcar la tierra. Disminuir los riegos en otoño e invierno.

Plagas y enfermedades

Pueden ser atacadas por hongos si nos excedemos con los riegos, también pueden ser atacadas por las babosas.

Cuidados

Abonar cada 15 días durante la primavera. No soporta el frío intenso.

Al finalizar el verano debe podarse para que florezca más temprano en la próxima temporada.