Vanda

Características de la Vanda

Vanda es una orquídea que produce grandes flores brillantes y redondeadas. Son orquídeas epífitas no necesitan tierra para vivir.

Tienen  robustas raíces grises adquieren un color verdoso cuando están húmedas. Sus hojas son verde claro, acintadas, anchas y planas, y se ordenan de forma alterna a lo largo del tallo, creando un efecto de doble escala. En la axila de una hoja surge el tallo floral, en cuyo extremo se abren entre ocho y diez flores. Las flores pueden durar entre seis y nueve semanas.

Las orquídeas Vanda son capaces de ofrecer floraciones durante todo el año, para conseguirlo dependerá de sus condiciones de crecimiento.

Ubicación de la vanda

Hay que proporcionarles unas condiciones similares a las que disfrutan en sus zonas de origen esto hará que se conserven saludables, mucha luz pero fuera del sol directo y mucha humedad ambiental.

Riego

El riego tiene que ser constante en verano, llegando a necesitar hasta dos riegos por día en los momentos de más calor y pulverizaciones frecuentes en hojas y raíces, durante su época de dormancia invernal, una vez por semana.

Plagas y enfermedades

Suelen ser atacadas por pulgones y ácaros.

Cuidados

En la época de crecimiento debemos añadir abono al menos una vez a la semana, necesitan un importante aporte de nutrientes.

Si observamos que sus raíces están blanquecinas o adquieren un tono plateado, se deben regar hasta que cambien de color. Una vez que han cambiado de color, se espera unos minutos y se vuelven a regar.

Las temperaturas ideales para esta orquídea se deben mover entre los 20ºC y los 35ºC durante el día, y entre los 15ºC y los 20ºC durante la noche.

 

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.