Salvia splendens

Características de la salvia splendens

La Salvia splendens es una planta herbácea anual o bienal según el clima de la zona. Sus tallos son frutescentes cuadrangulares que crecen ramificados a partir de la base, hasta alcanzar una altura total entre los 20 a 100 centímetros según la variedad.

Sus hojas de color verde crecen de forma opuestas de un tamaño 7 por 5 centímetros que mantienen su margen dentado. Florece desde mediados de primavera hasta pleno otoño, con flores reunidas en espigas erectas terminales que brotan del centro de la planta y son de gran duración, caracterizadas por un cáliz y brácteas intensamente coloreadas al igual que su corola. Estas flores pueden ser de colores rojo blanco, violáceo o azulado según variedades.

Se utiliza para la creación de llamativos macizos florales e incluso borduras. También se pueden plantar en pequeños grupos en maceteros aislados o en jardineras en balcones.

Ubicación de la Salvia splendens

Ubicaremos las plantas recién repicadas en una zona soleada y la protegeremos del sol del mediodía para que estas no se lleven a temperaturas muy elevadas.

Riego

Los riegos serán más abundantes en verano y escasos en invierno. El exceso de humedad le resulta muy nociva.

Plagas y enfermedades

Las orugas y caracoles son las que suelen atacar a la Salvia splendens.

Cuidados

La poda de las flores es importante al momento en que estas se encuentran completamente secas, se debe cortar la espiga de flores completamente para que así la planta pueda generar una nueva espiga y pueda florecer nuevamente brindado ese color rojo intenso llamativo.

No son capaces de soportar heladas ya que esto podría afectar su vitalidad en su totalidad

Abonar durante la floración con un fertilizante mezclado con el riego cada 15 días.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.