Rosal trepador

Características del rosal trepador

El rosal trepador posee tallos espinosos, fuertes y leñosos puede llegar a alcanzar alturas de aproximadamente unos 5 metros. Existen algunas variedades que pueden alcanzar los 20 metros de altura.

Es perfecto para la decoración de pérgolas, fachadas, espalderas, ofrecen una gran variedad de colores que van desde el banco blanco hasta el rojo, pasando por el amarillo y el rosa entre otros muchos tonos, su época de floración se da al inicio del verano, existen especies que la mantienen hasta bien entrado el otoño.

Ubicación del rosal trepador

Se recomienda situarlo en una zona donde le dé el sol directo, aunque puede crecer y florecer en semisombra siempre que dispongan de mucha luz.

Riego

Los rosales son plantas que necesitan mucha agua, pero evitando siempre que el sustrato quede encharcado. Durante el verano, la dosis de riego debe ser abundante y debe realizarse al menos cuatro veces a lo largo de la semana.

Plagas y enfermedades

Las plagas, que más les afectan son los pulgones, también las arañas rojas y las cochinillas algodonosas pueden perjudicarles.

Cuidados

El rosal trepador necesita de un abonado abundante a finales de invierno o inicios de primavera, de esta forma se consigue una floración más abundante.

Para mantener su crecimiento controlado, hay que podarlos a finales del invierno o comienzos de primavera, también es importante ir quitando las rosas una vez que se marchiten, así conseguiremos que broten más.

Corta los brotes siempre por encima de una yema y en diagonal para impedir que el agua proporcionada durante el riego permanezca en la herida. Para los brotes más antiguos podarlos siempre desde la base, sin llegar a hacerlo a ras de tierra, pues sería excesivo. En el caso de los brotes laterales y más nuevos, hay que podarlos aproximadamente un tercio desde la punta para estimular la ramificación.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.