Ramos de novia campestres

Las bodas campestres tienen un encanto particular. Los rayos del sol y el verde del parque son los elementos de la naturaleza perfectos para una boda de día o a la tarde.

Los ramos de flores, al igual que el mobiliario, la mantelería y hasta los vestidos de novias se han visto conquistados por el tono campestre.

Los ramos de novias deben dar la sensación de estar recién cogidos del campo. Su estilo natural y silvestre, así como su estructura sencilla, son esenciales. El mejor tamaño es compacto y pequeños.

Los tonos lavanda y lila, o vivos en contraste, pueden mezclarse con puntos verdes para asegurar la frescura. La forma de las flores deben de ser menudas y de apariencia campestre.

Para el cierre, los encajes, bolillos, telas, nudos imperfectos y cintas especiales son ideales.

La MaZeta. Tu floristería en Zaragoza.