Ficus pumila

Características del Ficus pumila

El Ficus pumila es una planta trepadora de hojas pequeñas y tallos débiles que en su hábitat originario trepan sobre diferentes soportes, como troncos de árboles o paredes rocosas. Las hojas son pequeñas, sobre todo cuando la enredadera es joven y tienen forma de corazón. Conforme la planta madura, las hojas van saliendo de mayor tamaño.

Aunque suele cultivarse como plantas de interior, también es posible tenerla en el exterior si el clima no es muy frío.

Ubicación del Ficus Pumila

El Ficus pumila necesita una exposición iluminada pero sin sol directo si lo tenemos como planta de interior y en semisombra si lo cultivamos en exterior.

Riego

Durante primavera y verano necesita riego regular para mantener el sustrato con un mínimo nivel de humedad. En otoño se pueden reducir los riegos y en invierno necesitará mucha menos agua.  Conviene rociar las hojas de vez en cuando pues es una planta de bosques tropicales.

Plagas y enfermedades

Son plantas bastante resistentes a las habituales enfermedades y plagas.

Cuidados

Abonar quincenalmente durante la primavera y el verano con un fertilizante líquido diluido en el agua del riego. Conviene podarlos cada 2 años y especialmente en el momento del trasplante. Se pueden aprovechar los restos de la poda para hacer esquejes. Bastará con enterrar los tallos, por la parte del corte, en una maceta con sustrato.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.