Planta del incienso.

La planta del Incienso es una planta colgante que puede alcanzar de unos 50 a 60 cm de largo. Es una planta muy resistente y duradera. Sus hojas son tiernas, abultadas, verdes, con el borde blanco y ligeramente aromáticas.

La planta del Incienso necesita una iluminación muy intensa y soporta muy bien el sol.  Las temperaturas preferidas de esta planta son en verano, de 18 a 22 ºC y de 12 a 14 ºC, durante el invierno.

El riego deberá de ser regular en verano y más reducidos en invierno. Conviene que se vaporice en la época seca y calurosa.

Su trasplante deberá de ser en primavera y conviene ser abonada cada 15 días de Abril a Octubre.

La planta del Incienso se multiplica en primavera por esquejes. Es preferible colocar en grupos de 3 ó 4 esquejes para obtener un mejor efecto decorativo.

En verano la planta del Incienso florece. Sus espigas erguidas dan lugar a pequeñas flores de color blanco o lila pálido.

Se puede colocar tanto en el interior como en la terraza.

Si notas que sus flores amarillean y acaban cayendo se debe a una falta de riego, sin embargo, si el cuello y las hojas base se pudren la causa será un exceso de agua.

La MaZeta. Tu floristería en Zaragoza.