Passiflora

Características de la passiflora

La Passiflora  es una planta trepadora perfecta para decorar el jardín cubriendo pérgolas, verjas, arcos o muros. Tiene los tallos leñosos o herbáceos y las hojas perennes. Florece durante el verano y el color de sus flores suele ser morado o púrpura y es realmente original, en climas tropicales puede florecer todo el año. Son aromáticas y producen un fruto ovalado que en la variedad Passiflora edulis es comestible.

Esta planta crece con rapidez y necesita un soporte para poder enredarse.

Ubicación de la passiflora

La Passiflora prefiere una exposición de semisombra; en invierno agradece un poco más de sol directo.

Riego

Regar regularmente para que la tierra se mantenga húmeda pero nunca encharcada. Rociar la planta en verano para darle el grado de humedad que necesita.

Plagas y enfermedades

Esta planta es sensible a las cochinillas los pulgones y los acaros.

Cuidados

Agregar abono en la base de la planta un par de veces al año, en primavera y a mediados de verano, para promover el crecimiento y la floración.

Conviene extender una capa de mantillo orgánico para mantener la humedad en las raíces durante la temporada cálida. Durante el invierno, en regiones frías, una capa de acolchado protegerá las raíces de posibles heladas.

Podar después de la floración. Se Puede cortar hasta tres yemas de cada tallo florecido.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.