Nardo

Características del nardo

El nardo es una planta de hoja perenne que puede llegar a medir hasta un metro de altura, sus espigas florales crecen hasta los 45 cm, dando flores blancas o en ocasiones rosadas, y llaman la atención sus hojas de verde brillante. Las flores suelen aparecer a finales de primavera y suele durar hasta bien entrado el mes de octubre.

Se cultivan a partir de su propio bulbo. Para sembrarlos, hay que esperar a que la temperatura sea cálida. Lo ideal es hacerlo en primavera, cuando han terminado las heladas y el frío.

Ubicación del nardo

Debe colocarse siempre en el exterior en zonas donde reciba la luz del Sol.

Riego

Es aconsejable regar durante los dos meses primeros cada dos días. Cuando se vea florecer los primeros brotes, disminuir el riego a unas 2-3 veces por semana. Asegurarse de que durante el riego no se encharca el suelo.

Plagas y enfermedades

Proteger los nardos de caracoles y babosas. Los bulbos de nardo son propensos a la putrefacción, así que nunca hay que dejar se encharquen.

Cuidados

Es aconsejable abonar los nardos desde comienzos de primavera hasta el verano, siguiendo las indicaciones especificadas en el producto.

El nardo debe podarse después de la primera floración para estimular el brote de nuevas flores en la planta. Podar siempre a primera hora de la mañana, cuando la temperatura aún es baja y haya una alta humedad ambiental. También es vital hacerlo con unas tijeras de poda o cuchillo lo más afilados posibles, con el filo siempre bien esterilizado. Cortar desde la base de la vara floral, dejando las hojas.

Retirar siempre las hojas que se marchiten o las partes que se encuentren en mal estado.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.