Matthiola o Alhelí de invierno

Características de la Matthiola o Alhelí de invierno

La Matthiola o Alhelí de invierno es una  planta perenne con base leñosa, muchas ramificaciones erectas que alcanzan 90 cm de altura. Las hojas son lanceolado-obtusas, de color verde vivo y tienen el margen ligeramente ondulado. Las perfumadas flores, de 4 pétalos, aparecen en racimos y pueden ser de color blanco, lila, rosa, violeta, crema. Florecen en primavera.

Se utilizan en rocallas, en borduras y parterres y en macetas para terrazas, balcones y patios.

Ubicación de la Matthiola o Alhelí de invierno

Precisa situarse a pleno sol, aunque es capaz de soportar ubicaciones a media sombra. Además, es una planta que tolera muy bien el frío.

Riego

Resiste la sequía, siempre y cuando sean en períodos cortos. Regar siempre moderadamente porque son plantas sensibles al exceso de humedad.

Plagas y enfermedades

Las plagas que pueden atacar esta especie es el pulgón, la polilla minadora, la oruga de la col, las chinches de las crucíferas o la mosca blanca. Mientras que las enfermedades que se hacen presentes son la hernia de las raíces, el oídio, la Botritis, el Mildiu y la Virosis.

Cuidados

No necesitan poda pero es recomendable ir cortando las flores marchitas.

El abonado excesivo hace que las hojas tomen un color verde oscuro y se refuerzan fuertemente pero la falta de abono hace que amarilleen y caigan las hojas inferiores.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.