Lirio de Paz.

El lirio de paz es una de las plantas más populares de interior. Son muy fáciles de mantener y no necesitan mucha luz.

Para ubicarla en tu casa, tendrás que buscar una habitación que le ofrezca luz solar de forma indirecta. No debe de darles la luz del sol de forma directa. Si ves que sus hojas se ponen amarillas, apártalas a un lugar mas sombreado.

El riego de el lirio de paz debe de ser abundante pero sin llegar a dejar el agua estancada. Cada vez que notes la tierra seca puedes regarla. Sin embargo, si ves que las hojas comienzan a caerse o las de abajo se ponen amarillas, quizás necesite más agua.

También puedes rociar con una botella varias veces a la semana las hojas de la planta para que así puedan crecer mas sanas.

Si observas que tu planta tiene alguna hoja seca, podala con una tijera y así mantener el follaje de un bonito color verde.

Respecto a los abonos, no serán necesarios. Deja que tu planta crezca por su cuenta.

La MaZeta. Tu floristería en Zaragoza.