Jardines en miniatura.

Si quieres tener un centro de mesa original, opta por un pequeño jardín dentro de un recipiente de cristal. En el interior de este recipiente se pueden cultivar plantas delicadas que necesiten un ambiente húmedo y temperatura constante.

Hay diversos tipos de recipientes que podemos encontrar, desde una pecera redonda a una botella. Pero siempre deberemos de escoger aquel recipiente que sea de vidrio transparente, evitando que sean de color ya que puede interferir en la luz.

La boca del recipiente se aconseja que sea lo suficientemente grande para que puedas manipular las plantas sin problemas. Si el recipiente cuenta con un cierre, no hay que olvidar abrirlo de vez en cuando para renovar el aire de dentro.

El fondo del recipiente deberá de contener guijarros y carbón vegetal de unos 5 cm de grosor. Encima de esta capa, pondremos la tierra y seguidamente las plantas.

Las plantas adecuadas a este tipo de cultivo son aquellas con un crecimiento lento y que sean de un tamaño pequeño. Cuando tengamos las plantas colocadas en el interior, apelmazaremos la tierra para que estas queden sujetas.

El riego deberá de ser poco frecuente. Si notas que no se produce condensación en las paredes del recipiente, deberás de utilizar un difusor y proyectar agua sobre las plantas. El agua para regar no debe de ser ni fría ni dura, por ello se aconseja que sea agua de lluvia o hervida y enfriada.

La Mazeta. Tu floristería en Zaragoza.