Galán de Noche

Características del galán de noche

El galán de noche es un arbusto que se caracteriza sobre todo por su aroma durante las horas finales del día. Sus hojas, ovaladas y de largos pecíolos, son de un agradable color verde claro, pero lo más bonito son sus inflorescencias claras, de blancos o amarillos verdosos, que la planta forma en racimos de numerosas flores, que a partir de las últimas horas del día y durante toda la noche son especialmente fragantes. El galán de noche florece desde finales de primavera y durante todo el verano. Una vez son polinizadas, comienza a madurar el fruto, que es una baya de color blanco.

Ubicación del galán de noche

El galán de noche ha de estar en el exterior, ya sea a pleno sol o preferentemente en semisombra.

Riego

El riego ha de ser frecuente en verano, y algo más escaso durante el resto del año. Por lo general, se regará cada 2 días durante los meses de más calor, y cada 3-4 días el resto.

Plagas y enfermedades

Es una planta muy resistente, pero en ambientes muy secos y cálidos puede verse atacada por alguna cochinilla o pulgón.

Cuidados

El galán de noche necesita un aporte de abono de forma periódica.

Requiere de una poda drástica al comienzo de la primavera y a principios del verano para evitar un crecimiento excesivo y que mejore la forma total de la planta. También se pueden podar las ramas secas o quebradas, los brotes enfermos, o que no llegaron a florecer, las ramas que están demasiado pobladas, y algunas ramas que estén creciendo en una dirección equivocada.

Le gustan los climas suaves, donde los inviernos no sean especialmente fríos, ya que no resiste las heladas.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.