Flores preservadas

Flores preservadas

Las flores preservadas son tan duraderas que pueden mantener su belleza meses e incluso años. Son el regalo perfecto para ocasiones especiales.

Las flores preservadas son flores frescas cortadas que se someten a un proceso de preservación único que deja las flores con un aspecto natural al mantener su flexibilidad, forma y brillo originales y durarán varios meses o incluso años. Además no requieren cuidados especiales, porque no necesitan agua ni luz solar. 

Las flores cortadas al cabo de pocos días se marchitan y pierden su frescura y belleza. Las plantas preservadas no se marchitan y son válidas cómo regalo, como elemento decorativo en casa, en eventos, bodas, envíos de regalos, etc.

Hay que mantener las flores a una temperatura ambiente normal y lejos de la humedad. El polvo es otro de los factores que afectan a estas flores con el tiempo. Por eso, para mantener un ramo de flores secas en buen estado hay que desempolvarlo de vez en cuando, preferiblemente con spray de aire, un secador o un paño suave.

El sol o la luz directa también va a provocar que vayan perdiendo la tonalidad de sus colores, por eso conviene  mantenerlas fuera de la luz directa siempre que se pueda. Sus tallos son delicados igual que una flor fresca, hay que evitar apretarlos o  dañarlos para disfrutar de su belleza, color y frescura durante un largo período de tiempo.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.