Dianella tasmanica

Características de la Dianella tasmanica

La Dianella tasmanica se trata de un arbusto perenne, con hojas largas de color verde con el borde de color crema, puede alcanzar casi el metro de altura y una anchura similar. Su crecimiento es compacto con hojas arqueadas. Sus  flores en forma de estrellas azules que, tras ser fecundadas, se producen unas bayas de color azul celeste en su madurez, su floración, se produce a mediados de la primavera, aunque dependiendo del clima de la zona, puede adelantarse o retrasarse ligeramente en el tiempo.

Tanto el aspecto, forma y color de esta planta hace que visualmente se parezca a las Cintas.

Ubicación de la Dianella tasmanica

La ubicación es preferentemente a pleno sol, si bien tolera la semisombra, siempre que esta sea de pocas horas.

Riego

Requiere  regarla de modo regular y en profundidad durante el verano, especialmente si es seco, de vez en cuando un buen rociado de agua sobre sus hojas las mantendrá limpias y frescas,

Plagas y enfermedades

No suele ser propenso a las plagas pero hay que tener cuidado con los riegos para evitar la podredumbre.

Cuidados

Aunque es bastante resistente al frío, en zonas de heladas frecuentes, se recomienda cubrirla la planta adecuadamente para protegerla.

Un poco de fertilizante cada dos semanas en época de crecimiento estimulará beneficiosamente a su desarrollo.

Las varas florales cuando se hayan secado hay que cortarlas desde lo más cerca posible de la base, igualmente hay que eliminar las hojas secas o estropeadas para evitar una posible infección o asentamiento de plagas.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.