Cuidados de las flores preservadas

Las flores preservadas son flores naturales con un tratamiento que las hace mantenerse sin marchitarse durante mucho tiempo, a pesar de tener una vida más larga que las demás, no podemos perder de vista los cuidados de las flores preservadas.

Uno de los cuidados es evitar que les de la luz del sol para poder alargar la vida de nuestras flores. A diferencia de las plantas de exterior o las plantas de interior, a las flores preservadas no les sienta nada bien estar expuestas al sol.

Otro gran enemigo de nuestras flores es la humedad, puede hacer que se pudran, por lo que es importante buscarles un lugar lo más seco posible.

Tampoco es recomendable colocarlas en un lugar con corrientes de aire, ni cerca de fuentes de calor como pueden ser los radiadores o los focos de luz.

Eliminar el polvo con cuidado es clave en su conservación. Aunque este tipo de flores no necesitan hacer la fotosíntesis, el polvo sí puede dañar la estructura de pétalos y hojas, limpiar  siempre con un plumero o, en su defecto, un paño suave  o un secador, siempre con cuidado.

No aplastar pétalos o flores pues puede provocar su rotura. No poner en agua pues puede hacer que se pudran.

Saber cómo cuidar de ellas nos permitirá alargar la vida de los ramos de flores preservadas por meses o incluso años.

Si quieres que preparemos un ramo de flores preservadas para tu día especial, ponte en contacto con nosotros.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.