Cuidado de las hortensias

Cuidado de las hortensias

Las hortensias son una de las flores más bonitas. Para poder disfrutar de estas plantas con flor incluso hasta octubre, es importante cuidarlas correctamente. Para que nos duren bastante tiempo es importante que tengan siempre mucha agua.

Para que queden bien regadas es mejor añadirles agua por la mañana bien temprano o a la última hora de la tarde. Así, conseguimos que la planta absorba mejor el agua desde las raíces y evitar que la planta pueda quemarse.

En invierno, se riega solo cuando el sustrato esta seco, pero en verano no hay que escatimar en frecuencia. Eso sí, hay que dejar secar la tierra entre riego y riego.

Evita encharcar el sustrato, ya que podría provocar la pudrición de las raíces y acabar con la planta. También es recomendable humidificar de vez en cuando las hojas para que no se sequen sus puntas, siempre con cuidado de no mojar sus densas flores.

Antes de que llegue el verano, será necesario cambiar de ubicación a las hortensias para que no reciban un sol muy directo. Lo ideal es que reciban el sol de la mañana y gocen de sombra por la tarde.

La hortensia suele atraer a pulgones, araña roja y cochinilla., y entre los hongos también podemos tener problemas con el oídio, Botritis algún que otro nemátodo.

Para conseguir que la planta dé más flores hay que podar a finales del invierno. Hay que quitar sólo las ramas que hayan dado flor y las que estén estropeadas. También conviene cambiar la planta de maceta cuando la antigua se quede pequeña, y renovar la tierra para que florezca con más intensidad.

De marzo a septiembre, es recomendable abonar una vez por semana con un abono líquido especial .

La mayoría de las hortensias son de flor rosa, aunque hay algunas especies con flor blanca. La calidad del suelo influye en la intensidad de los tonos. Las flores azules son en realidad rosas que, al regar la planta con sulfato de aluminio, cambian su color. Las especies con flores blancas no cambian de color.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.