Cómo cuidar la flor de Pascua

Cómo cuidar la flor de Pascua

La Poinsettia, o flor de Pascua no solo dura en la época navideña, sino que puede llegar a perdurar de un año para otro con los cuidados correctos.

Para que crezca sana y fuerte es necesario colocar esta planta en un sitio bien iluminado, pero no directamente al sol, ya que se secaría. Aguanta bien las bajas temperaturas, pero no las heladas, por lo que es ideal como planta de interior, aunque puede estar en exterior en lugares en los que no haya heladas.

Es muy importante crear un ambiente húmedo alrededor de la planta, pero evitando que esta tenga contacto directo con el agua, por lo que es recomendable pulverizar agua en su entorno.

Los riegos deben ser constantes, sobre todo cuando notemos que la tierra empieza a quedarse seca. En cuanto se produzca la floración, se debe reducir la frecuencia de los riegos, ya que así la planta descansa y coge fuerza para la próxima floración.

Durante la época de floración, también es muy importante el abonado de la tierra para que florezca bien.

También es muy importante que no se exponga a la planta a corrientes de aire ni se ubique muy próxima a una estufa o radiador, ya que esto la perjudica.

Al realizar el riego en maceta no se debe mojar las flores ni las hojas. Un buen método de riego para esta planta es el riego por inmersión, consistente en colocar la planta en un cuenco o plato de agua no demasiado fría y dejarla 15 minutos. Una vez transcurridos los 15 minutos, retirarla y escurrir el sobrante de agua.

El mejor momento para realizar la poda será cuando la planta se quede sin hojas, lo que suele ocurrir a finales del mes de enero.

Para el reposo de la  Flor de Pascua lo mejor es situar la planta en un lugar lejos de la calefacción o en el exterior pero algo protegida hasta que comience la estación primaveral. Durante esta época habrá que seguir regando  aunque de manera más espaciada en el tiempo.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.