Clivia Maniata

Características de la Clivia maniata

La Clivia maniata es una vivaz de raíces carnosas, con hojas planas y gruesas de unos 50 centímetros de largo por cinco de ancho, con la punta redondeada. Surgen dispuestas en abanico. Entre las hojas emergen largos tallos florales en cuyo extremo se abre una umbela de unas diez a 20 flores de seis pétalos anaranjados con el centro amarillo y blanco, y largos y llamativos estambres. La floración se inicia al final del invierno y se prolonga hasta el verano. Al morir las flores surgen bayas del tamaño de una aceituna que se vuelven rojas en invierno.

Ubicación de la Clivia maniata

Necesita un lugar luminoso pero sin sol directo, puede vivir en la sombra pero dará menos flores.  Tolera el aire seco pero no la calefacción.

Riego

El riego será una vez a la semana o cada quince días durante la floración. Es clave que sean moderados ya que no tolera el exceso de agua.

Plagas y enfermedades

Es sensible a la cochinilla algodonosa y al hongo Colletotrichum cliviae.

Cuidados

De vez en cuando hay que limpiar el polvo de las hojas con un paño húmedo o con una esponja empapada en agua tibia.

La temperatura media ideal en verano es de 21 ºC. y la invernal, en reposo, alrededor de los 7-10 ºC.

No requiere de una poda profunda, solo de la eliminación de las hojas secas.

Se recomienda abonar a inicios del verano y del otoño.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.