clavel

Características del clavel

El clavel es una flor que posee mucho aroma al igual que una gran variedad de colores y se cultivan como flor cortada y como planta de jardín.

Algunos claveles son perennes, otros son anuales, hay especies altas, las hay bajas e incluso enanas, pero todos se desarrollan a partir de una cepa leñosa y tienen un follaje fino, entre verde y gris.

La flor de clavel tiene forma de copa y sus pétalos, ondulados o rizados, pueden ser de todos los colores excepto azul. Las plantas florecen desde principios de primavera hasta final de verano y se utilizan para cubrir jardines de rocalla, borduras, terraplenes o para cortar sus flores y hacer arreglos florales y ramos.

Ubicación del clavel

El clavel requiere estar ubicado en zonas bañadas por la luz solar. De hecho, a diferencia de otras especies, necesita estar a pleno sol para crecer adecuadamente.

Riego

Debe ser regado mediante riegos frecuentes y cortos. Prefiere el riego por goteo y los aportes de agua dependerán del sustrato y de la época. En verano si la tierra está seca, se debe regar con mayor cantidad de agua. Mantener el sustrato húmedo en todo momento, pero sin encharcar.

Plagas y enfermedades

Son susceptibles a los pulgones, trips, orugas, a la roya y a las infecciones víricas.

Cuidados

Para lograr un buen crecimiento de las flores y estimular la floración, se aconseja pinzar el clave al menos dos veces.

El abono es esencial una vez por semana en primavera y verano. El resto del año, una vez al mes.

 

La Maceta. Tu Floristería en Zaragoza.