Boina

Características de la planta Boina

Esta es una de esas plantas cuyo nombre popular deriva de su peculiar forma. Las grandes hojas tienen un carácter perenne, son redondeadas, de hasta 25 cm de diámetro, muy lustrosas, de color verde profundo, con todo su margen ligeramente curvado hacia dentro, posee largos nervios muy marcados que parten del centro de la hoja.

Tiene muchas variedades. Todas ellas presentan la misma morfología, pero varían sus colores.  En otoño produce largas varas que se ramifican para ofrecer pequeñas margaritas de brillante color amarillo.

Se utilizan en borduras, en rocallas, en taludes, en sotobosques y en macetas para terrazas y patios.

Ubicación de la planta boina

La planta boina debe de estar protegida del sol directo. Lo ideal es ponerla bajo las ramas de plantas altas, o detrás de un muro o pared. También puede estar en el interior, en una habitación en la que entre mucha luz natural.

Riego

Regar frecuentemente en primavera y en verano para que el sustrato siempre esté húmedo; reducir ligeramente el riego el resto del año. No resisten la sequía.

Plagas y enfermedades

Es una planta muy resistente pero cuando la tenemos en jardín hay que tener especial cuidado con babosas y caracoles pues sus hojas son un bocado delicioso para ellos.

Cuidados

Abonar en otoño y en verano cada 15 días.

Es importante trasplantar cada 2 años. Apenas necesita poda, quizá una de mantenimiento para eliminar tallos y hojas defectuosas o estropeadas.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.