Ardisia

Características de la ardisia

La Ardisia es un pequeño arbusto de hoja perenne que se suele cultivar como Planta de Interior, es  es un arbusto de hoja perenne, de crecimiento muy lento que puede alcanzar el metro y medio de alto. Tiene hojas estrechas y largas con borde aserrado. Produce flores blancas en racimos a finales de verano y después frutos rojos en forma de baya.

Lo curioso es que, aunque la mayor parte de las flores se transforman en bayas, en la Ardisia es común la convivencia de flores y bayas.  No pensemos que las bayas desaparecen en poco tiempo, pues suelen perdurar en las ramas hasta la siguiente floración.

Ubicación de la Ardisia

Necesita mucha luz, pero tendremos que evitar el sol directo ya que puede quemarse,  podemos cultivarla cerca de una ventana.

Riego

En verano regar abundantemente e incluso rociar la hojas de vez en cuando con agua sin cal. El resto del año moderar un poco los riegos.

Plagas y enfermedades

No suelen ser atacadas por plagas y enfermedades. A veces son afectadas por una bacteria que provoca “granos” en las hojas, pero ni es contagiosa ni daña a la planta.

Cuidados

La poda es fundamental para promover su crecimiento. El momento idóneo para la poda es la primavera.

Abonar quincenalmente desde la primavera hasta mediados de verano.

No resiste el frío ni las heladas.

 

la Mazeta. Tu floristería en Zaragoza.