Agave

Características del Agave

El agave es una planta  de corto tronco que no suele superar el metro de altura. Sus hojas, largas, grandes, duras y carnosas salen desde el suelo formando una roseta. En los bordes, tienen púas agudas de unos 2 cm. de longitud. y, en el extremo, una espina gruesa y dura. Como todos los agaves, florece una sola vez en su vida y muere tras esa floración puede tardar bastantes años en producirse si bien producen hijuelos en la base. Los tallos florales, llenos de flores de color amarillo verdoso, miden hasta 3 metros de altura y suelen doblarse.

Son muy útiles para su uso en macetas, en rocallas, formando borduras, como ejemplares aislados y para cubrir taludes.

Ubicación del Agave

Lo mejor es ubicarla en un lugar muy soleado, pero también puede crecer aunque no esté a pleno sol.

Riego

Si la planta se encuentra en el exterior, al aire libre, no necesita riego. Si se encuentra en maceta, habrá que regalarla un poco, siempre teniendo mucho cuidado con los encharcamientos, pues son perjudiciales para ella.

Plagas y enfermedades

Habitualmente suelen verse libres del ataque de las plagas pero son sensibles al exceso de riego.

Cuidados

Agradecen un abonado en verano y un aporte de fertilizante mineral para cactus en primavera.

El jugo de las hojas es irritante. Es recomendable protegerse la piel de manos y brazos utilizando guantes y manga larga.

No necesitan poda.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.