ABELIA

Características de la Abelia

Las abelias son arbustos de follaje semiperenne y de un verde brillante muy decorativo. De tallos rojizos con hojas lanceoladas de un bonito tono verde y de margen aserrado. La flor es tubular y acampanada, de algo más de un cm de longitud, de pétalos de un blanco rosado y de agradable aroma. Cuando los pétalos caen, tras la floración, el cáliz se mantiene en la planta, dándole al arbusto un tono rojo.  Mantiene su floración durante todos los meses cálidos, desde primavera hasta otoño.

Ubicación de la Abelia

Necesita estar expuesta a luz directa durante todas las horas posibles. Si el sol es muy intenso  la planta agradecerá una ubicación de semisombra, protegiéndola de las corrientes de aire.

Riego

El riego será moderado. Esperaremos a que la tierra esté seca para volver a regarla.

Plagas y enfermedades

Resulta excepcionalmente resistente a las plagas y enfermedades más comunes, no siendo habitual que se vea afectada. Solo si la abelia se encuentra débil, puede verse atacada ocasionalmente por el pulgón.

Cuidados

Es una planta que no necesita poda regular pero la admite perfectamente en caso de que queramos mantenerla de un tamaño o forma determinados. Lo que viene muy bien es una poda de rejuvenecimiento de vez en cuando que consistirá en eliminar desde la base, ramas viejas que ya florecieron. Las nuevas no se tocan.

La época ideal para hacerlo es a finales del invierno o después de que ha dejado de florecer.

Tanto en maceta como en suelo, es necesario aplicar fertilizante al inicio de la primavera como del otoño, para potenciar su floración en el primer caso y para fortalecerla antes del invierno en el segundo.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.