Abelia grandiflora

Características de la abelia grandiflora

La abelia grandiflora es un arbusto de tallos rojizos, con hojas lanceoladas de un bonito tono verde y de margen aserrado. La flor es tubular y acampanada y de algo más de 1 cm de longitud, de pétalos de un blanco rosado y de agradable aroma.  Existen variedades donde las hojas adquieren diferentes matices naranjas o flores más rosadas. Además, tiene una floración muy prolongada. Puede usarse de forma aislada, para formar grupos tupidos de arbustos o en macetas.

Ubicación de la abelia grandiflora

Esta planta necesita de una gran cantidad de luz solar, pero, si en nuestra zona el sol es particularmente intenso, la planta agradecerá una ubicación de semisombra.

Riego

En los meses cálidos es recomendable mantener unos riegos constantes y regulares, siempre sin encharcar la planta. En los meses fríos se debe reducir mucho el riego, Si esta plantada en maceta, retirar el agua sobrante del plato diez minutos después de haber regado.

Plagas y enfermedades

Es resistente a las plagas y enfermedades más comunes, no siendo habitual que se vea afectada. Solo si la abelia se encuentra débil, puede verse atacada ocasionalmente por el pulgón.

Cuidados

Practicar una poda de mantenimiento cada 2 años será suficiente para mantenerla en buenas condiciones. Retirarle las ramas y las hojas en mal estado y aprovechar, si se quiere, para controlar su crecimiento.

Es necesario aplicar fertilizante a la planta tanto al inicio de la primavera como del otoño, para potenciar su floración y fortalecerla antes del invierno.

En zonas con viento será necesario plantar el arbusto al resguardo de alguna otra planta mayor o de un muro.

Tolera sin problemas los climas cálidos e incluso muy cálidos, pero no es así con las temperaturas bajas, especialmente cuando la planta es joven. Este arbusto no tolera las heladas.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.