Plantas aromaticas

Las plantas aromáticas son especies resistentes, y dan vida al jardin con sus agradables aromas y el colorido de sus flores.

Un gran número de ellas son  bienales o se cultivan como plantas perennes y son magníficas plantas acompañantes de otros cultivos y algunas ejercen el control biológico de plagas y repelen insectos.

Para comenzar con tu jardín de plantas  aromáticas, es elegir que hierbas vas a plantar.

Las variedades que podemos cultivar son muchas: albahaca, cilantro, eneldo, cebollín, menta, perejil, salvia, estragón, tomillo, romero y jengibre son las más recomendadas.

A diferencia de la mayoría de las plantas aromáticas, la albahaca hay que sembrarla todos los años. Al comenzar el invierno la planta se seca.

Otro consejo es que tengamos cuidado con las mentas porque son plantas muy invasivas por lo que conviene tener su crecimiento limitado en macetas y no plantarlas directamente en el suelo.

Necesitan estar a pleno sol para que puedan crecer bien (excepto el perejil y la salvia), que prefieren estar en semisombra.  

El terreno ha de tener buen drenaje, y ser ligeramente alcalino. Así, se evitará el temido encharcamiento y la posterior pudrición de las raíces.

Después de la floración es conveniente someterlas a una poda para devolverle la forma a las matas y lograr un aspecto más compacto, especialmente en las perennes.

 

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.