Geranio de hiedra

El geranio hiedra también conocido como geranio gitanilla es una planta de hojas gruesas y tallo fino, de carácter perenne, con ramas colgantes y pequeñas flores de colores que las hacen especialmente indicadas para balcones, terrazas y ventanas.

Para que la floración del geranio de hiedra sea mayor, conviene plantarlo en macetas pequeñas. Para ello tendremos en cuenta su tamaño a la hora de plantarlo o trasplantarlo. Esto es muy importante pues cuando se plantan en macetas grandes tienden a desarrollar más las hojas que las flores.

Deben colocarse en zonas bien iluminadas, a ser posible a pleno sol, ya que necesita  un mínimo de horas de sol directo al día. Esto no significa, que no tolere las bajas temperaturas, pues sobrevive sin problemas en heladas de hasta tres grados bajo cero. Si baja la temperatura, hay que protegerla del frío cubriéndola con algún plástico transparente unas horas al día o metiéndola en el interior, cerca de una ventana.

Su riego debe ser constante y en pequeñas cantidades, sobre todo si queremos que mantenga la floración durante el buen tiempo, si durante unos días no recibe agua no le ocurre nada, pues resiste bien la sequía. En otoño, basta con que la reguemos una vez a la semana pero debemos evitar los encharcamientos de la maceta para evitar que las raíces se pudran.

Conviene  limitar su tamaño con podas regulares, y despuntarlos para que emitan brotes laterales y más flores,al igual que pinzar de forma sistemática las hojas secas, flores marchitas y partes muertas, por su punto de unión al tallo.

 El mayor enemigo del geranio de hiedra es la polilla del geranio, cuya oruga barrena los tallos y causa la muerte de la planta; se combate con un insecticida sistémico. El calor y la sequedad pueden favorecer la aparición de la araña roja.

 

La MaZeta. Tu Floristería en Zaragoza.