Crisantemos

Los crisantemos son unas plantas perennes de floración muy colorida. Existe una gran variedad de crisantemos, con hasta 30 especies conocidas. La mayoría destacan por sus coloridas flores rojas, rosas, naranjas, blancas o amarillas.

Los crisantemos son plantas que,  no requieren muchos cuidados después del trasplante, salvo regarlos con frecuencia si no llueve y quitar las flores marchitas,  para promover la aparición de nuevas flores.

La floración de la planta de crisantemo se da solo a final del verano y también al iniciar el otoño. Necesitará buena cantidad de luz del sol. Así mismo necesita una temperatura equilibrada y cálida, ya que el frio afecta a su floración.

Al crisantemo hay que regarlo frecuentemente para que la tierra esté siempre húmeda, pero teniendo cuidado con los encharcamientos, ya que un exceso de agua puede pudrirlo. Para poder evitarlo hay que tener el suelo bien drenado.

Si se plantan en primavera  el crisantemo estará lo suficientemente arraigado para resistir el paso del otoño y del invierno.

Son sensibles al oídio, de modo que no conviene mojar las hojas al regar. Los pulgones, la araña roja y la mosca blanca también pueden atacarlos, así como las babosas y caracoles, y los hongos del suelo que surgen por el exceso de agua.

la Mazeta. Tu floristería en Zaragoza.