Calathea lancifolia 

¿Qué planta es la calathea lancifolia?

 

La calathea lancifolia es un arbusto de hoja perenne que alcanzan un tamaño 60-75 cm, con esbeltas y pálidas hojas verdes de 45 cm de largo, fuertemente marcadas anteriormente con manchas oscuras irregulares y alternadas, dispuestas siempre una larga y otra corta sobre una base de color verde amarillento. La superficie inferior es de tonalidad violeta roja muy intensa.  Aunque no son frecuentes, produce flores de color blanco verdoso que nos recuerda la cola de la serpiente de cascabel.

La mayoria de las calatheas se han de cuidar en el interior aunque en climas benignos pueden plantarse en el jardín a la sombra. Le gusta los ambientes con humedad elevada y una buena iluminación, intensa pero suavemente matizada. La luz directa del sol quema sus delicadas hojas y una iluminación demasiado potente origina la decoloración de las hojas.

Es una planta que no requiere de riegos frecuentes. Deberemos regarla unas 2 veces por semana en verano, y el resto del año una vez cada siete días.

La calathea lancifolia si está en  interior, conviene pulverizar las hojas con frecuencia con agua de buena calidad y a temperatura ambiente.

Cuando veamos que se le ha quedado la maceta pequeña hay que trasplantarla a otra una medida más grande. Esto es recomendable hacerlo a principios de primavera.

La calathea lancifolia suele ser muy resistente a las enfermedades, ocasionalmente algún problema de hongos. Es mucho más delicada si no se tiene en los ambientes adecuados cálidos y húmedos , por este motivo se puede presentar manchas en las puntas y los bordes de las hojas por falta de humedad ambiental.

Las hojas agradecen una limpieza periódica, esto las mantiene lustrosas y libres de plagas indeseables.

 

La MaZeta. Tu Floristería en Zaragoza.