Bignonias

El género bignonia abarca 499 especies. Este grupo de especies presentan brillantes flores durante los meses de verano, otoño e incluso invierno.

Las bignonias tienen en común sus llamativas flores en forma de trompeta o embudo, que surgen agrupadas en cimas, racimos o panículas.

Sobre un muro, una valla, en una pérgola  o cubriendo un muro, las hace ejemplares perfectos para cualquier jardín soleado, son capaces de ofrecer belleza y sombra, y atraer con su néctar a las abejas  y las mariposas.

La inmensa mayoría son trepadoras leñosas de rápido crecimiento,  o arbustos de porte erguido.

En muchas de las plantas trepadoras uno de los folíolos se transforma en un zarcillo que emplean para aferrarse a casi cualquier superficie.

Las bignonias prefieren un sustrato con buen drenaje, rico y fresco , aunque muchas de ellas viven bien en cualquier tipo de terreno.

El riego debe ser con frecuencia, sin embargo y conforme las temperaturas sean bajas, podremos disminuir la frecuencia.

Pueden soportar temperaturas muy frías en invierno aunque es algo sensible a las heladas. Viven muy bien a pleno sol y con la tierra ligeramente húmeda. Al final del invierno conviene podarlas para evitar su expansión.

 

 

La MaZeta. Tu Floristería en Zaragoza.