Alocasia Sanderiana

La alocasia Sanderiana o cola de caballo procede de Filipinas y presenta hojas de un atractivo color verde casi metálico, con bordes blancos.

Las nervaduras son de color blanco brillante y el envés presenta una broncínea tonalidad púrpura. Las hojas surgen en el extremo de los erguidos tallos desnudos. Aunque de vida breve, es una excelente planta de interior, que necesita un ambiente cálido.

Necesita abundante luz pero no debe ser expuesta directamente al sol porque se pueden quemar sus hojas. Tampoco es aconsejable colocarla en lugares muy sombríos.

El riego debe ser abundante, sobre todo en verano; pero cuidado con el exceso porque pueden pudrirse sus raíces. De forma general, cuando la temperatura sea muy elevada, se debe regar diariamente y si se encuentra plantada en macetas de barro, debe regarse hasta 2 veces al día.

Debe mantener la humedad todo el tiempo, esto se puede conseguir regando con frecuencia o colocando una bandeja con agua debajo de la maceta.

A finales del verano y si las condiciones le son propicias, la alocasia puede florecer, aunque es bastante complicado. Su flor es una bráctea envuelta en una especie de pétalo con forma de espátula.

No es necesario abonarla, ya que los rizomas se plantan en tierra nueva al principio de cada temporada.

Si el nivel de humedad es bajo, las hojas se volverán secas y quebradizas.

La Mazeta. Tu Floristería en Zaragoza.